Muchos dirán para que hacer una análisis-opinión de una personaje tan conocido como Conan pero la verdad es que muchos no se acercan a este antihéroe pensando que es algo que ya ha pasado al mundillo de los nostálgico sin notar que este bárbaro musculoso semi-desnudo es mucho más que el sueño de muchas esposas.

La licencia de Conan ha pasado por todos lados, desde libros y cómics hasta películas y videojuegos. Hoy me gustaría hablaros sobre la película de 1982 protagonizada por el «inigualable» Arnold Schwarzenegger. Al fallecer el autor y creador de este rudo Cimmerio, Robert E. Howard, se vendieron los derechos al productor Edward Pressman ya que R. Howard no tuvo descendencia. Edward mandó a hacer el primer borrador a los reconocidos Roy Thomas y Ed Summer. Luego de muchas idas y vueltas los derechos acaban en las manos de Dino de Laurentiis, quien terminaría por producir el filme.

La cinta fue estrenada en 1982 bajo la dirección de John Milius y tuvo una buena acogido entre el público, recaudando más de 100 millones de dólares en todo el mundo. El casting incluye actores de gran renombre como James Earl Jones y otros no tan conocidos en ese momento como el joven Arnold Schwarzenegger (esta fue la película que catapultó el éxito del famoso actor de acción)

Para quien no sepan bien de qué va la trama, nos situamos en la llamada “Era Hiboria (localización temporal del universo de Conan)”, en donde los secuaces de Thulsa Doom, líder de un cruel ejército, invaden una aldea de Cimmeria y asesinan a todos sus habitantes, excepto a los niños, que son hechos prisioneros. Uno de ellos, Conan, contempla cómo Thulsa Doom mata a sus padres. El estandarte que porta el ejército invasor queda grabado en la memoria del joven Conan: dos serpientes enfrentadas sobre una luna y un sol naciente.

Tras la masacre, los niños son conducidos a un campo de trabajos forzados donde Conan pasará una gran parte de su vida. Ya siendo adulto, es comprado por un traficante de esclavos que le utilizará como gladiador para ganar dinero en peleas y combates a muerte. Gracias a su entrenamiento para esas luchas Conan se convierte en un temible guerrero, alcanzando fama, mujeres y habilidad con la espada. Una noche, el traficante de esclavos lo libera y Conan huye a cumplir su destino de venganza.

Si bien al verla hoy en día habrá ciertas cosas que nos pueden hacer “ruido” (por favor pasar por alto el intento de actuación de Arnold) es importante recordar que esta cinta fue ganadora y nominada para múltiples premios (mejor actriz, mejor película de fantasía, etc) y cuenta con una de las mejores bandas sonoras que os dejamos aquí para que escucheis. Por último vale la pena darle una oportunidad para descubrir a este personaje tan llamativo y que a los amantes de los mundos de fantasía épica probablemente les encantará.

A %d blogueros les gusta esto: